Cochombo.com | Consejos del especialista de cochombo

especialistaCONSEJOS DEL ESPECIALISTA

Seguridad II: Discos de Frenos. - 25-08-2012

En el anterior artículo comentamos la importancia del cambio de pastillas de frenos. Ahora voy a hablaros de los discos de freno.

Los discos de freno se encuentran, generalmente, en el eje delantero, aunque actualmente son muchos los vehículos que los incorporan en ambos ejes. Esta t...

(leer todo)

En el anterior artículo comentamos la importancia del cambio de pastillas de frenos. Ahora voy a hablaros de los discos de freno.

Los discos de freno se encuentran, generalmente, en el eje delantero, aunque actualmente son muchos los vehículos que los incorporan en ambos ejes. Esta tendencia va en aumento debido a que este sistema permite mejores prestaciones y un mantenimiento más económico.

Los discos van solidarios a los bujes de las ruedas, que a su vez van unidos a la carrocería del vehículo, de tal forma que cuando las pastillas de freno inciden en ellos se produce una fricción entre ambos elementos que produce una transformación de la energía cinética del movimiento del vehículo, en energía calorífica, reduciendo la velocidad e incluso deteniendo el vehículo si fuera el caso. Obviamente las temperaturas que se alcanzan en este proceso son muy elevadas y tienen que ser disminuidas lo más rápido posible para que en caso de tener que hacer uso de nuevo de los frenos en un breve periodo de tiempo, estén en las mejores condiciones posibles.

frenos delanteros

La ventaja de los discos con respecto al tambor radica en la evacuación del calor. Al tener menor superficie de contacto entre pastillas y discos que los tambores, se calientan más. Pero a su vez, el estar totalmente expuestos a la intemperie, y en muchos casos ser discos ventilados, la disminución de la temperatura de los discos es mucho más rápida que el de los tambores. Por lo tanto permite una recuperación más rápida de las condiciones mecánicas de los materiales.

Antiguamente se comentaba mucho la típica frase: “ bajando el puerto se quedó sin frenos”, eso era debido a que antes los vehículos usaban en las 4 ruedas tambores, y al bajar un puerto, debido a la mala refrigeración de este tipo de frenos, cogían mucha temperatura, el líquido de frenos entraba en ebullición y al producirse burbujas en el líquido, recordemos que el gas es compresible, el pedal se iba volviendo esponjoso, cogiendo cada vez más recorrido hasta el punto de hacer tope y no frenar.

Actualmente, tanto los discos, como los líquidos de frenos que se emplean en automoción han tenido una importante evolución mejorando la velocidad de enfriamiento y aumentando la temperatura de ebullición del líquido de freno con el fin de garantizar la máxima seguridad en las peores situaciones posibles.

Ahora entremos en: ¿cada cuanto debo cambiar mis discos?

Bueno, esta pregunta no tiene respuesta exacta, pues cada persona circula de una forma. Como dije en la duración de las pastillas, esta pregunta tiene una respuesta personalizada para cada conductor. Lo que sí puedo indicaros es que normalmente con el segundo cambio de pastillas el espesor del disco llega su tolerancia mínima recomendada por el fabricante. Obviamente esto se tiene que medir con un micrómetro y contrastarlo con lo que marca el fabricante para ese disco en ese coche.

Esta regla no es exacta, pues hay fabricantes que dan más espesor a los discos, lo cual permite mayor número de cambios de pastillas antes de tener que sustituir los discos, y otros que montan discos con menor margen, lo que obliga a sustituir los discos antes.

En cualquier caso, en el montaje del segundo juego de pastillas os recomendaría que indicarais al taller que queréis que os midan y cotejen el espesor de los discos, además de estar presentes en dicha medición.

¿Por que es tan importante el espesor?

Recordar que los discos son los elementos que absorben toda la energía cinética del vehículo(V=(m*v^2)/2) y la transforman en forma de calor. Por lo tanto imaginad un coche de 1500kg a 120km/h y que queremos detenerlo. Los discos tendrán que transformar 1.666.667 Joules de Energía Cinética en Energía calorífica para frenar el coche en tan solo unos metros. Imaginad a las fuerzas contínuas que están expuestos los discos...

discos de freno

Por ello los fabricantes elaboran unos márgenes de tolerancia que garanticen nuestra seguridad y la del resto de vehículos que circulan a nuestro alrededor.

Los discos pueden sufrir diferentes daños, como el alabeado, rayado, rotura o cristalización.

El alabeado se produce por un exceso de temperatura del disco, provocando una deformación del mismo. Suele producirse en situaciones de frenadas exigentes en un corto periodo de tiempo, lo cual impide una refrigeración correcta del disco y el material se deforma al sobrepasar la temperatura límite para la cual está preparado. Se nota sobre todo al pisar el pedal de freno y ver como tiembla el volante y la frenada es menos eficaz.

La rotura es fácil de observar, pues se ven grietas en los discos.

El rayado se suele dar cuando el ferodo(material de fricción que actúa sobre el disco) de una pastilla se desgasta y el soporte metálico del ferodo entra en contacto con el disco, produciendo daños en el disco. A veces, si la tolerancia mínima lo permite, cabe la posibilidad de rectificar el disco.

La cristalización, al igual que el alabeado, es debido a que al aumentar en exceso la temperatura, la resina que contiene el material de fricción se haga liquida y suba a la superficie formando una capa que evita el rozamiento y la abrasión entre ambos objetos, provocando que el disco y la pastilla se deterioren, quedando la pastilla con un brillo en la superficie y con textura ultra dura y el disco en cambio de un color azulado. Para este daño hay que reemplazar el disco y la pastilla de freno por unos nuevos.

Por ello os sugiero que en el mantenimiento de estos elementos prestéis mucha atención y observéis un buen hacer por parte del taller que elijáis. Con cada cambio de pastillas indicar que os revisen los discos. Si tenéis cualquier problema previo como chirridos, vibraciones del volante cuando frenas, etc... indicárselo al mecánico. Además, estaría bien comprobar los margenes de tolerancia de los discos de vuestro coche en cada cambio, y a poder ser con vosotros in-situ para escuchar la opinión del profesional y valorar su sustitución.

Un último consejo que os tengo que dar es, que cuando cambieis los discos durante los primeros 500km circuleis con más precaución ya que las pastillas se tienen que acoplar a los discos nuevos y durante ese proceso la distancia de frenado aumenta y por consiguiente podemos llevarnos algún que otro susto. También deciros que durante ese intervalo de rodaje si realizamos frenadas exigentes corremos un alto riesgo de que se cristalicen los discos y las pastillas, y la "cristalización" de zapatas y pastillas es una evidencia concluyente de que los frenos fueron abusados y por lo tanto recalentados. Este hecho podría ser considerado como negligencia y por lo tanto no lo cubriría la garantía.

Un cordial saludo,

The Mechanic.

(contraer texto)
 

Seguridad I: Los Frenos (pastillas de freno). - 23-07-2012

A la hora de reparar nuestro vehículo deberíamos establecer un orden de prioridades, donde el primer y principal punto, el cual os aconsejo que tengáis siempre a punto, sean los elementos de seguridad, como:

Frenos; Sistemas electrónicos de airbags, ABS, ESP, ASR, etc...; Elemen...

(leer todo)

A la hora de reparar nuestro vehículo deberíamos establecer un orden de prioridades, donde el primer y principal punto, el cual os aconsejo que tengáis siempre a punto, sean los elementos de seguridad, como:

Frenos; Sistemas electrónicos de airbags, ABS, ESP, ASR, etc...; Elementos de suspensión y dirección; Sistemas de inyección y refrigeración del motor.

En esta ocasión nos vamos a centrar en el sistema de frenos, concretamente en las pastillas.

Las pastillas son los elementos que al pisar el pedal de freno son desplazadas hacia el disco para que ejerciendo una presión sobre él se produzca un rozamiento que haga reducir la velocidad del vehículo.

Voy a explicaros como actúa el sistema de frenado tradicional cuando pisamos el pedal de freno.

esquema de frenos

El pedal de freno es una palanca que lleva en el extremo contrario al pie, el embolo de la bomba de freno. Esta en la mayoría de los casos recibe la asistencia del máster de freno, otro día explicaremos a fondo este gran desconocido, pero que es de gran ayuda para frenar el vehículo. Al pisar, movemos el émbolo de la bomba, y esta impulsa el líquido de frenos hacia las pinzas por los distintos conductos y latiguillos de frenos hasta llegar esa presión a las pinzas de freno, donde el pistón de la pinza empuja las pastillas hacia el disco produciendo un rozamiento con el fin de la detención del vehículo.

Obviamente, este proceso, a partir del momento que se empezaron a introducir mejoras de seguridad dejó de ser tan simple. El ABS, el ESP, etc... son sistemas que complementan al sistema tradicional para mejorar nuestra seguridad, pero que quede claro, actúan sobre él, es decir, el sistema tradicional puede trabajar con fallos de ABS y ESP, pero, al revés no. Más claro aún, si tenemos todos los sistemas electrónicos en perfecto estado pero tenemos alguna anomalía en el sistema tradicional (discos, pastillas, latiguillos, bomba de freno, máster, tuberías, compensador de frenada, etc..), iremos circulando en muy malas condiciones, incluso sin frenos, pero al revés, tendremos frenos pero sin asistencia electrónica en la frenada.

Con esto no pretendo decir, ni mucho menos, que si se enciende un fallo pensemos: ¡No pasa nada!

¡Si que pasa!, recordemos que esos sistemas se idearon para que en situaciones limites los daños derivados de un accidente sean menores. Recordar que nunca se sabe donde podemos encontrarnos en una de esas situaciones.

¿Cuando cambiar las pastillas?

Por suerte actualmente la mayoría de los vehículos llevan avisadores de desgaste, bien mecánicos (una plancha metálica que roza el disco y hace un chirrido) o bien electrónicos (sensor en la pastilla). Por eso, bien cuando oigamos el chirrido o se encienda la luz de desgaste en el cuadro, acudir cuanto antes al taller, pues si se llegan a dañar los discos podríamos estar hablando de una factura de hasta 4 veces el importe de cambiar solo las pastillas. La mayoría de los usuarios desconoce si su coche lleva tales avisadores. Preguntar si lleváis avisadores de desgaste os puede ayudar a que este último caso no os suceda.

Si vuestro coche no lleva avisadores de desgaste, que también los hay, cada vez que llevéis a cabo la revisión se suele revisar el estado de las pastillas, pero comentaros que la vida media, en España, es de unos 40.000Km. Obviamente en esta cifra influye, sobre todo, la forma de conducción. Una persona que prevé las desaceleraciones, utiliza el freno-motor y no realiza frenazos bruscos, alargará considerablemente la vida útil de las pastillas.

En la siguiente foto os señalo el soporte del ferodo de la pastillas. Por encima podéis observar el ferodo, es el compuesto que se desgasta y que hace detenerse al vehículo, sin dañar el disco. Al llegar al soporte(donde señala la flecha), como este es metálico, es cuando los discos sufren daños y deben ser sustituidos por otros. Primero por seguridad, no se puede cuantificar los daños que han sufrido los discos y la no sustitución podría acarrear un grave accidente, y segundo por economía, unos discos rayados actúan como una lima, y la vida útil de las pastillas podría ser de días.

pastillas de freno

Un cordial saludo a todos,

The Mechanic.

(contraer texto)
 

Mantén en forma tu sistema de Aire Acondicionado - 29-06-2012

Bueno, ha llegado el tan ansiado verano, y con él los gritos de guerra de esta época:

¡¡DALE AL AIRE QUE ME CUEZO AQUI DENTRO!!, ¡¡VES Y ENCHUFA EL AIRE Y QUE SE VAYA ENFRIANDO ANTES DE SUBIR!!, ¡¡DALE, DALE QUE ME MUERO!!, ETC..

Y claro como no, pulsas todo acalorado el botón y va...

(leer todo)
Bueno, ha llegado el tan ansiado verano, y con él los gritos de guerra de esta época:

¡¡DALE AL AIRE QUE ME CUEZO AQUI DENTRO!!, ¡¡VES Y ENCHUFA EL AIRE Y QUE SE VAYA ENFRIANDO ANTES DE SUBIR!!, ¡¡DALE, DALE QUE ME MUERO!!, ETC..

Y claro como no, pulsas todo acalorado el botón y va y no sale frío, huele mal el aire que nos tira, sale poco caudal de aire por las trampillas, etc... Y es entonces cuando se escucha los más diversos comentarios, sobre todo los “muy afectuosos” al árbol genealógico del coche.

Obviamente el primer pensamiento que le pasa por la mente a cualquier usuario es que “se ha gastado el gas” y hay que cargarlo. Este es un error que lleva arraigado en nuestra cultura automovilística desde hace muchos años.

El circuito del gas de aire acondicionado es un circuito cerrado. ¿Que quiero decir con esto? Que el gas está y circula dentro de un circuito compuesto por tuberías y otros elementos, los cuales deben ser estancos para evitar la perdida del gas. La unión de las tuberías con los distintos elementos, que permiten el cambio de estado del gas con el objetivo de producir el frío, es mediante unos rácores que llevan unas juntas tóricas, juntas de goma. El gas a su vez lleva en suspensión aceite para lubricar estas juntas, y los distintos elementos, e impedir que se estropeen.

Lo que suele ocurrir en la mayoría de los casos es que desde finales de verano hasta el siguiente verano no se acciona el aire acondicionado y el aceite en suspensión se posa en la parte inferior de las tuberías, quedándose sin lubricar una parte de las juntas. Con el paso del tiempo estas juntas se degradan y se cuartean, permitiendo el escape progresivo del gas del circuito.

Consejo: Accionar al menos cada 15 días 5 minutos el aire acondicionado para que se mueva el gas y el aceite que se encuentra posado se ponga en suspensión y cumpla su misión, que es lubricar todos los elementos para asegurar el buen estado de los mismos. Esta acción retrasará de forma exponencial la degradación de todos los elementos del circuito de climatización del coche.

Otro caso que suele suceder son los fallos eléctricos, es decir, fusibles fundidos, malos contactos o el deterioro del presostato del circuito que actúa como controlador de la presencia de gas en el circuito para evitar que se accione el compresor sin gas y que este sufra daños. Si el compresor trabajara en vacío sin lubricación podría llegar a gripar y el coste de la reparación sería muy considerable, por ello la presencia del presostato.

Otros casos que cada vez más se suceden, debido a la innovación tecnológica que se está llevando a cabo en los equipos de climatización, son los fallos electrónicos. Los coches con climatizador están compuestos con el mismo circuito físico que los coches con aire acondicionado, pero con una gestión electrónica del aire conducido al habitáculo.

La gestión del aire en el habitáculo es controlada por una centralita que recoge la información de los distintos sensores que se encuentran tanto dentro como fuera del habitáculo y la selección del usuario de la temperatura que desea tener dentro. Con toda esa información manda unas señales a los actuadores, como el ventilador del habitáculo y los motores de las trampillas de aire para repartir el frio a la velocidad y por las zonas de la forma más óptima para alcanzar y mantener la temperatura seleccionada por el usuario.

Claro, en los coches con climatizador lo más conveniente, en caso de que no funcione, es realizar una diagnosis electrónica, la cual en la mayoría de los casos nos indicará si hay algún fallo, bien sea de sensores o de actuadores. Incluso en muchos modelos nos indicará que la presión de gas es insuficiente(presostato electrónico). Este último fallo nos indicará que hay fuga de gas del circuito, pues no hay suficiente gas para un correcto funcionamiento del compresor.

En caso de no haber fallos y al recuperar el gas se observe que no quedaba el correspondiente al vehículo, no tratemos de engañarnos a nosotros mismos, pues hay una fuga y lo conveniente es detectarla y repararla. En caso de que sea una junta estamos hablando de céntimos de €uros, más la mano de obra, que en muchos casos son unos pocos €uros más. Tened en cuenta que la fuga se hará cada vez mayor, incluso se dará en un gran número de ocasiones el caso de que no dure la carga ni 5 días, con la consiguiente perdida de dinero por no haber reparado, y os tocará reparar y volver a cargar. Recordad, casi siempre, lo barato sale caro.

¿Donde acudir si no enfría mi equipo de climatización?

Si quieres conocer el origen del problema y solucionarlo, para este tipo de averías os recomiendo acudir a centros que cuenten con un servicio especializado, como concesionarios, servicios técnicos oficiales o talleres especialistas, pues para la detección de la fuga o avería es necesario un equipo especial y las piezas en la mayoría de ocasiones son difíciles de localizar fuera de ellos.

Si lo único que quieres es cargar y que dure lo que dure, puedes acudir igualmente a los servicios especializados citados anteriormente como a cualquier red de talleres que se encuentre en centros comerciales, estos últimos te efectuarán la carga en menos de 2 horas, eso si, tan solo te efectuarán la carga y no verificarán nada más.

Que paséis un veranito fresquito, al menos dentro del coche!!

The Mechanic.

(contraer texto)

 

Revisa el coche para las vacaciones - 11-06-2012

Estrenamos esta sección a la vez que el mes en el cual llega el verano, Junio. El verano al ser la época del año con más desplazamientos y que trae consigo la temporada de más incidentes a nuestro vehículo. En forma de pinchazos, reventones, fugas de líquidos(agua, aceites), motores que...

(leer todo)

Estrenamos esta sección a la vez que el mes en el cual llega el verano, Junio. El verano al ser la época del año con más desplazamientos y que trae consigo la temporada de más incidentes a nuestro vehículo. En forma de pinchazos, reventones, fugas de líquidos(agua, aceites), motores que se paran, luces que se encienden, y que nunca habíamos visto, ruidos raros, golpes, etc, etc..

Por todo ello os aconsejo que no dejéis para última hora, si aún la tenéis pendiente, la revisión del coche, y si la realizásteis hace un tiempo y no os toca, es recomendable que os acerquéis a realizar un chequeo del estado actual del vehículo. El propósito de este consejo es conseguir que los desplazamientos que hagáis en vuestras vacaciones no sean un hecho relevante en sí y que lo que realmente recordéis no sean problemas o dramas en la travesía sino las experiencias vividas en el destino elegido.

Si os toca la revisión anual, adelantarla una semana o 15 días antes os puede salvar las vacaciones. Puede darse el caso que no seamos conscientes de algún daño o mantenimiento específico que toque en el vehículo y que haya que solucionar. Os recomiendo que siempre que os comuniquen alguna anomalía acudáis al taller a valorar, in situ, tanto la avería como las soluciones que os proponga el profesional que se ocupe de vuestro vehículo a la misma. En caso de no estar seguros del diagnóstico establecido, acudir a otro taller, aconsejo que sea especialista en ese tipo de averías, para una segunda opinión, suele ser de gran ayuda para despejar dudas. En el caso de persistir alguna duda, o de haberse incrementado, que a veces ocurre..., os recomiendo acudir directamente a un servicio oficial de la marca. Fijaros que en caso de estar en este último caso el haber adelantado la visita al taller os puede haber evitado suspender las vacaciones. Puede parecer una locura el ir de aquí para allá pero con los tiempos que corren encontrar la mejor solución, en determinadas ocasiones, puede llevar más tiempo de lo normal.

El acudir a un servicio oficial de la marca tiene una explicación: la marca pone a vuestra disposición toda su red para en caso de surgir un problema podáis recibir asistencia, cubriendo la garantía de todas las piezas montadas en cualquier punto de su red.

Las prisas no son buenas, así que si notáis algún ruido raro, que al coche le cuesta arrancar, que se os enciende alguna luz de vez en cuando en el cuadro de instrumentos, algún olor raro que proceda del vano motor, etc... ¡¡Adelantar, aún más si cabe la posibilidad, la visita al taller!! Como mínimo 15 días, pero os aconsejo 3 semanas antes.

Tened en cuenta que en esta época se disparan las operaciones de reparación de averías debido al incremento de coches que se ponen a punto para los desplazamientos que se pretende realizar con ellos, y al ascenso de las temperaturas. Por consiguiente aumenta exponencialmente la demanda de piezas, que junto a las rotaciones de los turnos de vacaciones de los recambistas y concesionarios oficiales resulta que conseguir una pieza puede demorarse más de lo habitual.

Recordar una cosa, a última hora hay muchas cosas que preparar: maletas, la sillita del niño, los mapas, las guías de viaje, la cartera, etc... Por lo tanto tener un descuido es lo más común y a partir de ahí empiezan reproches, nervios, discusiones y malos rollos en lo que debiera ser una época de armonía y descanso.

Por todo esto el haber adelantado el mantenimiento del vehículo nos puede ser de una gran ayuda tanto para tener más tiempo para organizar el resto del viaje, como para partir en el viaje más tranquilos, y como consecuencia tener unas vacaciones como os merecéis de descanso y relax.

Espero vuestros coches en el taller...

The Mechanic.

(contraer texto)
 

SÍGUENOS EN

COMPRA AQUÍ CON TOTAL SEGURIDAD

Pago Seguro

PUBLICIDAD

APARECE EN NUESTRA WEB

Si eres un taller/anunciante y quieres formar parte de Cochombo.com pulsa aquí.

PREGUNTAS FRECUENTES

Para ver la lista de preguntas y respuestas frecuentes pulsa aquí.

AYUDANOS A MEJORAR

En cochombo.com estamos mejorando constantemente. Por eso, si encuentras algo que no funciona correctamente o tienes cualquier sugerencia, contacta con nosotros desde aquí.